martes, 2 de enero de 2007

Formando el Espacio X

Edito: La alineación oficial del Espacio X, de la que yo nunca formé parte en esas ondas radiales, se une de nuevo para este ciberproyecto
Debo comentar que el nombre nació como un programa de radio que se transmitía en la estación del Ayuntamiento del "paradisiaco?" Cancún. El Padrine conducía, junto con mi hermano Jair, el gran Jorge Valdez y algunos invitados, una verdadera guía para nosotros los soñadores perdidos en el tiempo; todo esto aderazado con una buena selección de música electrónica y la producción del buen Jorge Kolas.
Irónicamente, yo no era un seguidor asiduo del programa. En parte por mi adicción al rock en español, en parte por el trabajo y en otra porque me la pasaba entre las piernas de una sola mujer.
Así pues, mientras yo sigo probando cosas del diseño, escribiendo algunos futuros posts y preparando lo que espero sea un gran proyecto (del que pronto hablaré), con la colaboración de El Padrine, Jair y Jorge, tendremos viscera al estilo Bukowsky, gran inteligencia, amor y perversión por este mundo x.
Esperemos que se junte más gente.
So, awantense perras.

1 comentario:

Jair dijo...

Comentario inicial:
Sucede que como las cosas buenas la idea de espacio X nació de una borrachera. No se cuál y no se tampoco dónde ni qué dijimos exactamente, pero recuerdo que nos causó una de esas alegrias que uno siente cuando, aunque sea muy en el fondo, sabe que no se es tan pendejo.
Aclaración: esa es una de las cosas que uno cree, no es que sea cierto. Aunque en nuestra defensa debo decir que al final de cuentas, importa más lo que uno se inventa.

Resultado: Tiempo despues estabamos al aire.

Pero me gustaría ir un poco más atrás, cuando conocí al jorge, al padrine y a mi hermano el cristian.
Hablaré anecdóticamente:

Al jorge (las mujeres le dicen el Yorch) como a todo el mundo al final de la década de los noventas, la moda había dañado su dignidad: utilizaba un paliacate en la cabeza.
Por lo cual le deciamos El garibaldi (nefasto grupo popero mexicano) y otros motes que no recuerdo, todos ridículos y torpes como es natural.
Nuestra hermandad comenzó en una divertida temporada de springbreake pero dejaré que sea él quien lo cuente.
El caso es que el jorge, el colas, etc.. terminó siendo el productor de expacio X.
Cada que habia corte hacia la misma señal con la mano que utilizaba Raul Velazco cuando decia: aún hay más.
Cosas que le aprendió al Oscar Cadena.
JAajajajajajaja
El padrino se ganó mi respeto (aunque seguido lo pierde) cuando se coló en una fiesta a la que nadie se habia molestado en invitarlo: la mia.
Entonces yo ya tenia una corta pero desgastante carrera en la vida nocturna de cancun y en esa epoca una mujer estaba abandonandome, cuando de pronto me vi bebiendo con el padrine y platicando de ella como si siempre hubiesemos sido cuates. El padrino que tiene ideas muy irresponsables con respecto a las mujeres (les escribe poesia) supuso que entre más bebieramos más pronto pasaría la tormenta.
Y eso hicimos
Aunque la tormenta no pasó.
No inmediatamente, ni por completo, quiero decir.
Pero estabamos bebiendo juntos.
Como una de esas cofradias de los libros que nos gustan tanto.
Y luego es más facil porque uno dá por perdidas a las mujeres sin darse cuenta. Nomas porque sí.
Para entonces ya nadie nos sacaba de la noche.
Eramos un par de kamikases


A mi hermano cristian tengo la impresión de haberlo conocido mucho antes de lo que parece. En realidad nos conocimos en una peda, como siempre, en la que despues, (cuentan, no lo recuerdo) fuimos a un putero a enamorar señoritas.
Esa es la version.
Aunque eso de enamorar señoritas me parece excesivo.
Luego vino todo lo demás. Con los viajes por el sur de la republica mexicana. Con las noches en cancun y todo eso que nos hace sentir tipos duros.
Como perros de reserva.
Es decir, no por casualidad nos temen en los bares.

Pues eso somos: perros de reserva.


Aclaración:
Debo decir que en toda esta historia hay todavía una buena cantidad de locos que iran conociendo, lo quieran o no.


Quedan invitados:
Lev, al jorge valdez, al hugo martoccia, el victor avalos (alias Ratata, al que a veces extrañamos y seguro nos extraña) a la mascara, al david al carlitos y un monton de mujeres que nos fueron sucesivamente provocando tormentas de polvo en el alma.